¿Será tan importante nuestra huella de plástico como nuestra huella de carbono?

¿Será tan importante nuestra huella de plástico como nuestra huella de carbono?

212
Compartir

Por Paul Foulkes-Arellano, A plastic addict ready for change

Empecé a trabajar en la industria del diseño de envases en 1989. Los grandes debates a principios de los años 90 años fueron sobre la eliminación de los clorofluorocarbonos (CFC).

Apenas empezábamos a ver Macs en las agencias de diseño.

En aquel entonces había poco entendimiento de que el incesante consumo de plástico en la economía eventualmente conduciría a una crisis existencial en el medio ambiente. No existían instalaciones de reciclaje de plástico ni tecnología, por lo que cada pieza de plástico desechable terminó en el vertedero. El vertedero fue visto como una solución de gestión de residuos viable a largo plazo, con vertederos considerados un mal necesario en el contexto de una sociedad cada vez más consumista.

En los años noventa las actitudes hacia el medio ambiente y los residuos cambiaron poco a poco. En 1991, se firmó el Decreto Töpfer en la recién unificada Alemania. Exigía que los detallistas aceptasen los envases de los consumidores, que los fabricantes recuperasen los envases de los minoristas y las empresas de embalaje recuperasen los envases usados de los fabricantes. El enfoque de Töpfer no proporcionó una solución viable a la cuestión de qué hacer con los montones de residuos de plástico. Sin embargo, obligó a los detallistas a contemplar la perspectiva de una regulación más estricta en cuánto a envases y embalajes.

A comienzos del nuevo milenio los diseñadores de envases y los técnicos en envase se pusieron a trabajar para intentar hacer que los envases fueran lo más livianos posible. Este enfoque no llegó a detener el diluvio interminable de residuos de plástico que estaba empezando a llenar nuestros océanos y perjudicar nuestro paisaje. El plástico ya es un material muy ligero cuando se pone frente a alternativas como el aluminio y el cartón, los intentos por reducir el peso del envase de plástico fueron exitosos, pero poca gente en la industria se daba cuenta que el plástico es principal motor de la degradación ambiental en cuánto a materiales para envase.

No fue hasta los últimos años (y después de la crisis financiera global) que finalmente empezamos a darnos cuenta de los efectos devastadores de nuestra adicción de décadas a los envases de plástico. El espectáculo poco edificante de las playas llenas de residuos de plástico se convirtió en una característica cada vez más regular de los boletines de noticias. Los medios de comunicación internacionales y los medios sociales locales comenzaron a informar sobre las autopsias de las ballenas varadas que revelaron que sus estómagos estaban atascados con cientos de piezas de microplástico y otros artículos de plástico.

Con niveles sin precedentes de conciencia tanto pública como política sobre el exceso de plástico desechable, ahora nos encontramos en una encrucijada. Armados con el conocimiento de que la conquista de plástico del mundo ha llevado a nuestro planeta al borde de una catástrofe ambiental, enfrentamos decisiones fundamentales.

Les toca a los diseñadores de envase y los tecnólogos del envase encontrar alternativas viables al plástico desechable. Mientras que esto no es una tarea pequeña, está claro que las soluciones potencialmente viables están emergiendo ya que las compañías inician el cambio verdadero – por razones comerciales tanto como ambientales. Cualquier cosa que pueda reemplazar el plástico será una fuente de importantes ganancias.

Botellas de aluminio y la pulpa moldeada son sólo dos de los innumerables ejemplos de soluciones emergentes para los proveedores de envases. Un cambio de envases de plástico desechables a alternativas no-plásticas no va a pasar de la noche a la mañana. Un verdadero cambio es más probable que se logre paulatinamente. Productos como pasta seca pueden ser fácilmente envasados en cajas de cartón en lugar de envases flexibles, mientras que las alternativas viables para los envases de plástico de carne y pescado pueden tomar más tiempo para comercializarse.

¿Un futuro libre de envases de plástico?

Junto con la I+D intensiva en la industria del embalaje, es vital que fomentamos una amplia cultura libre de plástico en la que los minoristas y los consumidores elijan envases de plástico sin combustibles fósiles.

A principios de este año, me uní a fuerzas con el grupo de campaña A Plastic Planet (http://aplasticplanet.com/) en un intento por encontrar soluciones innovadoras a la crisis de envases desechables. Un pasillo libre de plástico desechable en cada supermercado tendría un enorme efecto sobre los compradores acostumbrados a llenar sus carritos con productos cubiertos con envases de plástico no deseados.

El mundo ha visto cambios sísmicos en los últimos treinta años, pero hemos fracasado rotundamente en cambiar nuestro enfoque de cómo envasamos los productos de alimentos y bebidas. De hecho, estamos usando más plástico que nunca, y la población mundial aumenta a diario. Con la contaminación plástica alcanzando los niveles de crisis, cada uno de nosotros trabajando en el diseño y la producción de envases tenemos que cooperar para encontrar alternativas sostenibles a dañinos envases de plástico. Lo requieren la raza humana y el planeta.