Envases sostenibles

Envases sostenibles

La sostenibilidad es cada vez más importante para los consumidores. Estos exigen productos ética y ecológicamente correctos, envasados ahorrando recursos, pero que les lleguen bien protegidos.
El presente es un artículo proporcionado por la feria Interpack, celebrada recientemente en Dusseldorf, Alemania, que extractamos a continuación.

La empresa Pike Research, de investigación de mercado de Estados Unidos, opina que las ventas mundiales de envases sostenibles en el periodo de 2009 a 2014 aumentarán desde 88 hasta 170.000 millones de dólares. El motivo es que la conciencia medioambiental de los consumidores ha aumentado claramente debido al debate actual sobre el clima.

Una vida más sana
Los consumidores modernos desean llevar una vida más sana y por ello valoran cada vez más los alimentos naturales, que estén empaquetados de forma totalmente segura y con un sabor genuino. Esta clientela es cada vez más importante y para atenderla los fabricantes de productos realizan un compromiso social y ofrecen mercancías correctamente tratadas.
Se observa una tendencia hacia el consumo ético. La tendencia va en aumento actualmente entre los mayores de 18 años que en lugar de refrescos y cervezas convencionales prefieren cervezas o refrescos de comercio justo en botellas de diseño.

Reducir el impacto
Los fabricantes de envases ayudan a la industria a reducir su impacto ecológico. Diseñan nuevos envases y desarrollan los procesos de producción para ello. Por medio de menores grosores de materiales y proporciones inferiores de materiales que consumen menos recursos se ahorran materias primas, sin que por ello deban resentirse la hermeticidad ni la resistencia en el envase. Lo más importante es la protección del producto.
Las pérdidas de producto debidas a un envase insuficiente causan más emisiones de CO2 de las que se ahorran evitando un envase innecesario. En los países en vías de desarrollo, el 40 por 100 de las mercancías se pierden en la cadena de suministro. Por ello, una mejor protección de los productos en estos países podría ser una descarga considerable para el medio ambiente.

Materiales de protección
El plástico es el material usado con mayor frecuencia para los envases en todo el mundo. Ofrece protección, es transparente y por el peso reducido de los envases se generan ahorros en el coste de transporte y se evitan emisiones de CO2. El sector desea aumentar su contribución a la sostenibilidad. El objetivo es producir envases todavía más ligeros y seguir aumentando el grado de reciclaje.
El papel, cartón liso y ondulado causan una emisión de CO2 inferior que la mayoría de los demás tipos de envases. Esto se obtiene con una producción más eficiente y unas emisiones inferiores debido al transporte. El equivalente de CO2 del papel y materiales afines es de 676 kg de CO2 por tonelada de material. Los restantes materiales de envases convencionales tienen un mínimo de 1.000 kg de CO2.
El vidrio, salvo el inconveniente de su peso superior, es reutilizable, reciclable y absolutamente seguro. Es inerte y no existen interacciones entre el contenido y el envase. Se fabrica con materias primas presentes en la naturaleza en abundancia. Es muy valorado por los consumidores que aprecian el sabor puro y desean consumir productos con envases sanos.
También la hojalata y el aluminio protegen a los alimentos y pueden reciclarse con facilidad. El 82 por 100 de reciclaje general en envases de aluminio alcanza el 96 por 100 si hablamos sólo de latas de bebidas. El sector desea ahorrar material y el objetivo es proteger más productos con menos aluminio.

Protagonismo de los bioplásticos
Los fabricantes de materiales para envases establecidos deben contar con la competencia creciente de los bioplásticos.
Una novedad en este sentido es la lámina plástica degradable para envasar alimentos, compostable al 100 por 100 de la empresa británica Innovia Films. Esta biolámina multicapa proporciona un excelente efecto barrera contra la humedad y los gases y mantiene crujientes de forma duradera ciertos alimentos como las galletas.
Los bioenvases especialmente adecuados para bajas temperaturas se utilizan para envasar alimentos congelados.

Más información:
Interpack
Tel. +49 211 4560 464 598
www.interpack.com

Compartir esta entrada