Envases tipo mallas biodegradables y compostables

Envases tipo mallas biodegradables y compostables

Aimplas, el Instituto Tecnológico del Plástico con sede en Valencia, participa en el proyecto Ecobionet, definido como aplicación industrial de envases tipo mallas biodegradables y compostables para productos agrícolas y marinos (2009 – 2012).

Figura 1. Productos envasados con diferentes tipos de mallas plásticas.Proyecto Ecobionet
El proyecto Ecobionet surgió a raíz del proyecto europeo Picus con un objetivo principal: potenciar la industrialización del proceso y tecnología de la obtención de cuatro tipos de mallas biodegradables y compostables, obtenidas por el proceso de “Extrusion Melt Spinning” (EMS), para el envasado de productos agrícolas y productos marinos, tipo mariscos. Se ha partido para ello de un compuesto biodegradable desarrollado en el proyecto Picus.
La empresa Tecnar, los productores de mallas: Ecoplás para productos marinos y Cristóbal Meseguer para productos agrícolas, además del Laboratorio de ensayos de compostabilidad OWS, son los socios de Aimplas en el proyecto y abarcan toda la cadena de valor del proyecto a desarrollar.

Requisitos
Los cuatro tipo de mallas deberían cumplir una serie de requisitos como presentar las mismas propiedades físico-mecánicas que las actuales a lo largo de su vida útil; ser procesables por el equipamiento convencional utilizado en la transformación de mallas, el proceso EMS; ser biodegradables y compostables; ser competitivas económicamente, teniendo en cuenta que la eco-etiqueta añadida dará un valor añadido ecológico al coste final del envase tipo malla; y presentar un Análisis de Ciclo de Vida (LCA) positivo desde el punto de vista medioambiental.

Innovaciones
Las innovaciones que se deben lograr durante el desarrollo del proceso se concretan en: lograr un material biodegradable adecuado para la fabricación de envases tipo malla; ampliación del uso de materiales biodegradables en otros envases tipo malla, además de las mallas no orientadas de dos hilos, como las mallas orientadas, las mallas no orientadas de tres hilos y las mallas combinadas con láminas.
Otra de las innovaciones a lograr consiste en mantener el peso del envase, teniendo en cuenta que la densidad de los materiales biodegradables es un 30 por 100 superior a la de los materiales poliméricos convencionales, y todo ello manteniendo las propiedades de resistencia mecánica que presentan las mallas actuales.

Desarrollo del proyecto
Figura 2. Línea de extrusión EMS y bio-malla obtenida. Ecobionet comenzó en septiembre de 2010 y finaliza en febrero de 2013, con 30 meses de duración en total. Durante el proyecto se han optimizado varias formulaciones y se han seleccionado dos de ellas para escalarlas a nivel industrial. Ambas formulaciones han proporcionado resultados muy prometedores en procesabilidad de los materiales y características físico-mecánicas de los diferentes tipos de mallas. En la actualidad se están optimizando las condiciones de procesado para obtener un producto más competitivo manteniendo a la vez los requerimientos establecidos.
Las mallas obtenidas hasta el momento en el plano industrial serán evaluadas en los próximos meses en cuanto a los requerimientos funcionales de las mismas, es decir, las tensiones mecánica y térmica sufridas en las máquinas automáticas de envasado de alimentos hasta que los productos son consumidos, y en las condiciones de almacenaje de las mallas con los productos envasados, sin olvidar la evaluación tanto de la biodegradabilidad como de la compostabilidad.
Los bio-compuestos desarrollados para la obtención de los diferentes tipos de mallas se han desarrollado a partir de un bio-compuesto de referencia, seleccionado del proyecto Picus. Dichos bio-compuestos se han evaluado estudiando su procesabilidad en equipamientos convencionales de extrusión de mallas (EMS).
La obtención de las mallas en el plano industrial se ha realizado en las dos empresas del consorcio productoras de mallas: Cristóbal Meseguer y Ecoplas.

Las características de los diferentes tipos de mallas se han evaluado para asegurar que cumplen con los requerimientos funcionales establecidos. Los resultados físico-mecánicos obtenidos para uno de los tipos de mallas estudiadas: las mallas orientadas, se incluyen en la Tabla 1.
Según se observa en dicha Tabla, las propiedades evaluadas de la bio-malla se han optimizado, obteniendo resultados muy similares a la malla convencional.
El peso de las mallas, que era uno de los parámetros principales en la optimización del coste de producción, se ha reducido en un 37 por 100. Considerando que la densidad del bio-polímero es mayor que la del polímero convencional, se ha realizado un ajuste muy preciso para lograr el peso objetivo.
Las propiedades mecánicas también se han alcanzado, consiguiendo valores de resistencia a la tracción muy comparables, aumentando la flexibilidad de la malla tal y como apuntan los resultados obtenidos de alargamiento a rotura.
Los siguientes pasos a realizar serán la optimización de otros tipos de mallas y la evaluación de las propiedades funcionales y de su compostabilidad.

Más información:
Aimplas
Tel. 961 366 040
www.aimplas.es

Compartir esta entrada