MOSCA celebra 55 años: Juntos hacia un futuro digital

MOSCA da empleo a unas personas de 24 lugares de todo el mundo, la mayor parte ubicadas en la matriz en Waldbrunn, Alemania, donde trabajan unas 500 personas.

• Estrategia en curso para el 2025
• Programas de formación para trabajadores cualificados
• Soluciones de digitalización sostenible

El CEO de MOSCA, Timo Mosca, describe el secreto del éxito de la empresa como “un tiempo de respuesta ágil y una presencia global uniforme”. Como líder tecnológico, MOSCA ha dominado el mundo del flejado durante 55 años con una expansión prácticamente ininterrumpida. El objetivo para los próximos años está puesto en la sostenibilidad, la digitalización y las soluciones de final de línea.

La historia de éxito de MOSCA comenzó en 1966 con el fundador de la empresa, Gerd Mosca, que trabajaba junto a dos personas con la primera máquina para atar paquetes. El uso de la cuerda fue reemplazado rápidamente por flejes de plástico más económicos y robustos, por lo que se necesitaron nuevas tecnologías. Esto fue el origen de la primera de muchas innovaciones que han mantenido a MOSCA a la vanguardia de la industria del flejado durante 55 años. La sede de la empresa en Waldbrunn, Alemania, se terminó de construir en 1983 y, desde entonces, ha sido el centro de actividades, que ahora cuenta con 24 filiales en 17 países. MOSCA celebró su 50 aniversario hace cinco años con 850 empleados – a día de hoy cuentan ya con 1.000-. Las cifras de ventas en el mismo período han aumentado alrededor de un 30%.

MOSCA se convirtió en pionera en la industria del flejado gracias a su enfoque innovador y a sus constantes esfuerzos por abrir nuevos caminos en la búsqueda de las mejores soluciones posibles para sus clientes. Con motivo del aniversario de la empresa, la CEO Simone Mosca señaló que “esto solo es posible con empleados sobresalientes y con una confianza mutua y también con la confianza en la solidez de nuestra empresa”. A día de hoy, como empresa familiar, estos principios continúan definiendo a MOSCA y forman la base para una nueva estructura corporativa que invierte en formación y en nuevos productos y servicios.

Primer director ejecutivo fuera de la familia

Junto con Timo y Simone Mosca, Alfred Kugler, tercer director ejecutivo, ha desempeñado un papel clave en la configuración de la estrategia corporativa de MOSCA desde mediados de 2018. Desde 2009, lleva ocupando un puesto directivo en MOSCA y ahora es el primer director ejecutivo que no forma parte de la familia. Es responsable de varias divisiones de la empresa: servicio post-venta, marketing y ventas. Entre otras cosas, ha sido el responsable de crear el concepto ONE Service, que garantiza que los clientes reciban el mismo servicio en todo el mundo. Kugler explica: “Hemos ampliado nuestra estructura de ventas en los últimos años, principalmente con la apertura de filiales en el extranjero. Solo en los últimos tres años, hemos abierto cinco nuevas filiales en Francia, Hungría, Japón, Brasil y Singapur” y se planea la apertura de más filiales para el 2021.

Nueva estructura corporativa

La cooperación internacional se ha visto reforzada por la nueva estructura de sociedad holding. Desde principios de este año, MOSCA cambió su estructura corporativa y se dividió en un grupo de empresas con varias subsidiarias y unidades de negocio. El CEO Timo Mosca describe la nueva estructura de la siguiente manera: “Desde Alemania hasta Japón, todos los empleados siguen los mismos procedimientos y participan en el intercambio de conocimientos, trabajando como un mismo equipo e imagen corporativa común”. Esta imagen se define en la estrategia corporativa, en la misión, la visión y en los valores de MOSCA, que han desarrollado los propios empleados durante los últimos años.

MOSCA también ha trabajado en el desarrollo de sus marca. El concepto de servicio técnico global ONE Service llegó después de la introducción, en las últimas décadas, de la tecnología por ultrasonidos SoniXs, patentada por Mosca y la etiqueta de sostenibilidad GET Inside. Asimismo, MOSCA está desarrollando su propia marca digital. Recientemente, se han revisado los logotipos para dar a conocer estás innovaciones fuera de la empresa. Alfred Kugler explica la idea que hay detrás del rediseño: “El concepto de marca MOSCA refleja nuestra filosofía corporativa. Nuestros logotipos y los conceptos que representan se combinan para ser reconocibles y, además, cada uno de ellos tiene su propio carácter único”.

Prioridad en la digitalización, las soluciones de final de línea y la sostenibilidad

Uno de los objetivos de MOSCA se centra en optimizar la disponibilidad y el uso de sus máquinas flejadoras mediante la implementación de aplicaciones digitales. “Nuestro enfoque está dirigido a mejorar los procesos en la línea del cliente y los de nuestra empresa a través de soluciones digitales”, dice Timo Mosca. Esto incluye el reordenamiento automático de consumible y el monitoreo de los parámetros de la máquina y sistemas de transporte para detectar cualquier dificultad a tiempo o para prevenirla de forma remota.

Para ofrecer un mayor valor añadido en soluciones de final de línea, MOSCA adquirió, recientemente, la empresa española Movitec e incorporó las enfardadoras a su porfolio. Simone Mosca explica: “Al combinar los sistemas de enfardado y flejado, garantizamos la completa protección del producto contra la humedad o la suciedad y aseguramos su seguridad durante el transporte, aportando una mayor estabilidad y utilizando el menor material posible. Esta es una solución eficiente y sostenible que está totalmente en línea con nuestra visión.” La sostenibilidad ha sido una de las principales prioridades de MOSCA durante años. En 2021, la compañía publicará su primer informe de sostenibilidad que describe, entre otras cosas, cómo ahorran energía en la fabricación de sus flejes de plástico y la fabricación de bio-fleje, que incluye materias primas renovables.

Trabajadores cualificados para el futuro

En MOSCA, la sostenibilidad incluye un proceso de fabricación ecológico y la retención de personal y empleados expertos y bien formados. La MOSCA Learning Factory se fundó en 2018 en Waldbrunn y es el lugar donde se llevan a cabo formaciones para estudiantes y aprendices que, además de la formación en el tratamiento de materiales, también participan en los pedidos de los clientes. Este modelo de aprendizaje ha tenido y tiene tanto éxito que otras empresas han pedido a MOSCA si pueden enviar a sus estudiantes a Waldbrunn para recibir una formación avanzada. Además, los nuevos acuerdos sobre la posibilidad de trabajar de forma remota permiten a los empleados trabajar de forma flexible desde casa.

MOSCA percibe la clave del éxito en sus empleados. Timo Mosca: “Hemos logrado mucho en los últimos cinco años gracias a nuestros empleados de todo el mundo, que están bien formados y tienen toda nuestra confianza. En los próximos cinco años, queremos trabajar juntos para desarrollar la digitalización, la Industria 4.0 y la sostenibilidad y poder aportar nuevas soluciones a nuestros clientes”.

Compartir esta entrada