SP GROUP avanza hacia su objetivo residuo cero

Fábrica de ESPIEL de SP GROUP

SP GROUP, empresa española especializada en la fabricación de envases flexibles, rígidos y termoformables de vacío, sigue avanzando hacia su objetivo final, ser certificada como empresa RESIDUO CERO en 2025. Para ello ha puesto en marcha, desde hace tres años, distintos proyectos e iniciativas como son el Proyecto “Merma 0”, el proyecto “Pallets sostenibles”, o el proyecto de I+D+i que trabaja sobre la línea ECO en la que se engloban los nuevos materiales reciclables como el recién lanzado PP HB ECO, cuya reciclabilidad ha sido recientemente certificada por el Instituto alemán CYCLOS-HTP, especializado en la clasificación, evaluación y certificación del reciclado de envases alimentarios.

En primer lugar, el Proyecto “MERMA” o que persigue reducir el residuo sobrante de la fabricación de la línea de coextrusión multicapa (PA/PE), a través de su reintroducción en el proceso de fabricación. Desde hace algunos años, la planta de Espiel (Córdoba), cuenta con dos equipos de extrusión en línea que han ido evolucionando, hasta conseguir que hoy en día se pueda recuperar casi la totalidad de las mermas que se producen durante el proceso de fabricación. Estas mermas provienen, tanto de bobinas intermedias, como de los refilos que se van incorporando en línea, y que no afectan ni a la producción ni al material final.

Desde que arrancó este proyecto en 2018, se han conseguido reutilizar hasta un 80% de las mermas, y el objetivo para finales de 2021 es el de logar el 100%, algo que parece posible teniendo en cuenta que en el primer trimestre de este año se estaban reutilizando el 95% de las mermas generadas en las distintas coextrusiones de PA/PE. Estos datos son significativos si se tiene en cuenta que en SP GROUP se generan más de 350 toneladas de merma. Además, la empresa está realizando estudios para ver la viabilidad de otras coextrusiones multicapa (PA/PP o PA/barrera/PA/PE), ya que generan un gran volumen de desperdicio plástico virgen que podría formar parte de proceso de reciclaje circular, sin que afecte a su producción y evitando que acaben en el vertedero.

Por otro lado, y en aras de lograr su objetivo de certificación como empresa RESIDUO CERO, la empresa ha adquirido recientemente, para su fábrica de Villarrubia (Córdoba), una novedosa máquina con la que fabrican sus propios pallets de plástico a partir de los residuos que generan, y que además son óptimos para el transporte de distintos tipos de cargas. De esta manera reducen, reciclan y reutilizan sus residuos internos, especialmente los procedentes de las bobinas, lo que supone un paso más en su compromiso con la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

Aunque aún está en fase inicial, el objetivo es que esta máquina sea capaz de incorporar unas 600 toneladas de plástico al año, lo que supondría la reutilización del 30% de los residuos generados durante 2021 y dejar de emitir a la atmósfera 18,3 toneladas de CO2 provenientes de la compra de pallets. La idea es que estos pallets de plástico sean utilizados de forma interna, tanto en la planta de Villarrubia como en la de Espiel (Córdoba), sustituyendo a los más de 40.000 pallets de madera que se utilizan anualmente en ambas fábricas. Los pallets de plástico pueden ser triturados de nuevo, y así reincorporarse al proceso de extrusión. Sin olvidar que, al disminuir los residuos con destino vertedero disminuyen también las tasas reguladas por la Ley de residuos, y se produce un importante ahorro a nivel general.

Por último, un paso más hacia la sostenibilidad ha sido la certificación del nuevo PP HB ECO por parte del Instituto CYCLOS-HTP, recibiendo una puntuación AA las bolsas con o zin zipper, lo que significa que el 90% del envase puede reciclarse, ya que está compuesto casi en su totalidad por polipropileno. Y en cuanto a las bolsas PP HB ECO con tapón babyfood, han logrado una puntuación AAA, dando un 96% de reciclabilidad al envase. Estas pruebas de clasificación se llevan a cabo en países como Alemania, Austria, Francia, Italia, Países Bajos o Noruega, que disponen de estructuras de recogida y reciclaje, por lo que es de esperar que pronto se implanten en el resto de los países de la Unión Europea.

Se destaca que el nuevo PP HB ECO es un complejo en base a polipropileno con propiedades alta barrera y esterlizable, que permite reemplazar a estructuras no reciclables como son las láminas de aluminio, recubrimientos metálicos o estructuras multimateriales. Una estructura monomaterial que logra un 90% de reciclabilidad, pero que al mismo tiempo soporta tratamientos térmicos como la esterilización, pasteurización, llenado en caliente y microondas. Gracias a estos tratamientos, se prolonga la vida útil de los alimentos, por lo que también se ayuda a reducir el desperdicio alimentario.

Todos estos avances demuestran que desde SP GROUP se están dando los pasos necesarios para lograr una certificación como empresa RESIDUO CERO en los próximos años. De tal forma que además de desarrollar soluciones reales acordes a las necesidades del mercado y los consumidores finales, se toman medidas de carácter interno para favorecer y logar la máxima reciclabilidad en sus propias fábricas.

En materia de sostenibilidad, todo suma.

Compartir esta entrada