Una nueva era en la colaboración persona-robot: el primer cobot neumático

El cobot de Festo marca nuevas pautas, tanto a nivel tecnológico como de facilidad de uso

¿Y si existiera un robot fácil de manejar, que no necesitara valla de seguridad y que además tuviera un precio atractivo? Esto supondría una nueva era en la colaboración hombre-robot. Esa nueva era ya ha comenzado: con el primer robot neumático del mundo de Festo.

Casi ningún otro segmento del mercado industrial crecerá tan rápidamente en los próximos años como la colaboración entre persona y robot. Los cobots alivian a los empleados de tareas especialmente agotadoras o monótonas, con lo que obtienen más libertad y su trabajo se hace más fácil y saludable. Ninguna otra tecnología permite una colaboración persona-robot con tanta sensibilidad como la que ofrece la neumática flexible.

Ventajas gracias a la neumática

El cobot de Festo debe muchas de sus ventajas, como su sensibilidad, su peso y también su relación precio-rendimiento, a las ventajas de la neumática: los accionamientos directos en las articulaciones son más económicos y especialmente ligeros, ya que, a diferencia de las soluciones eléctricas, no requieren pesados reductores ni costosos sensores de fuerza-par. Asimismo, el primer cobot neumático del mundo es el resultado de la excepcional experiencia de Festo en neumática controlada.

Opción económica: también para pequeñas y medianas empresas

El cobot de Festo hace posible que también empresas pequeñas y medianas, que suelen caracterizarse por procesos de trabajo manuales, puedan utilizar cobots en sus producciones. Esto se consigue gracias a las flexibles posibilidades de aplicación: incluso pequeños lotes o pasos de trabajo pueden procesarse ahora automáticamente. Su puesta en funcionamiento y programación son excepcionalmente intuitivas y sencillas, y el periodo de formación rápido y eficiente, por lo que no se requieren costosas medidas de formación.

El cobot neumático de Festo será más barato que los cobots eléctricos de esta clase. Tendrá una atractiva relación precio-rendimiento en su principal área de aplicación: la manipulación de piezas pequeñas con cargas útiles de hasta 3 kg. “Cuando salga a la venta en 2023, el cobot de Festo establecerá nuevos estándares en la colaboración persona-robot gracias a su facilidad de uso”, explica el Dr. Frank Melzer, Director de Gestión de productos y tecnología de Festo.

Fácil de manejar y de uso flexible

El cobot de Festo se compone del propio hardware, un módulo de mano y el software Robotic Suite para la puesta en funcionamiento y la programación intuitivas. Este paquete permite poner en funcionamiento y programar el cobot en menos de una hora. No es necesario tener conocimientos previos de robótica, ya que el software autoexplicativo “Robotic Suite” contiene bloques de funciones claramente representados y estandarizados. Los actuadores neumáticos permiten que el brazo del robot se guíe fácilmente y sin resistencia con la mano para enseñar puntos de recorrido o trayectorias de forma rápida y precisa.

Para las pequeñas y medianas empresas en particular, los cobots solo resultan atractivos cuando pueden asumir de forma pragmática y rápida una nueva tarea y no están solo destinados a una finalidad permanente. El cobot de Festo cumple este requisito: no requiere un armario de maniobra adicional limitante y de difícil conexión. Con su controlador compacto, integrado en la propia base, es especialmente flexible. Sencillos conectores enchufables permiten también un uso ad hoc sin largos tiempos de conversión. Buses estándar permiten la conexión rápida con sistemas de control de nivel superior. Además, requiere menos espacio.

Gracias a los más modernos métodos de construcción ligera, el peso del cobot de Festo se ha reducido a mucho menos de 20 kg, lo que permite utilizarlo de forma rápida y flexible en otro lugar.

Trabajo más rápido y seguro

Como un brazo humano, el cobot de Festo, con sus 670 mm, tiene el alcance justo para ser percibido como una tercera mano auxiliar en el trabajo en equipo con el empleado. Como un auténtico colega, se mueve dentro de un radio manejable. Gracias a la flexibilidad de los accionamientos neumáticos, el cobot actúa con sensibilidad, a una velocidad adecuada a la situación y con movimientos fluidos y armoniosos. Cuando se toca es tan suave como el contacto humano.

Los actuadores directos neumáticos del cobot y su bajo peso reducen su energía de contacto. Christian Tarragona, Director de Robótica de Festo: “Gracias a los precisos reguladores de presión en las articulaciones, el robot reconoce cuando se le toca y reacciona con las funciones de seguridad correspondientes”. El empleado puede cooperar con total seguridad con su cuidadoso colega técnico.

Compartir esta entrada