Valorización total de envases plásticos

Valorización total de envases plásticos

Más envases de plástico
La evolución del uso de materiales plásticos en el sector de envases es un hecho irrefutable: se usan cada vez más envases, cada vez se consume más plástico para fabricar envases y en la mayoría de los casos esos envases son cada vez más complejos, debido al afán de cubrir todas las exigencias que les demanda el mercado.
Dentro de estas exigencias cabe destacar, entre otros, puntos tan variados como: preservación del contenido, calidad, precio o comportamiento ambiental. Así, dependiendo del caso concreto, se pueden encontrar diferentes envases plásticos con una gran variedad de materiales, propiedades y características, incluyendo aspectos como por ejemplo: aumento del tiempo de conservación, que se adapte a las necesidades de las personas mayores, que mantenga su integridad aunque sea manipulado por niños, etc. En resumen, se tiene una gran cantidad y variedad de envases plásticos.

Residuos y gestión
Una vez acabada su vida útil, el envase se transforma en residuo; por tanto, la evolución de los residuos de envases plásticos sigue una evolución paralela a la del propio sector, más aún si se considera que este sector presenta un ciclo de vida corto.
El crecimiento de los residuos de envase y la necesidad de una gestión adecuada se han reflejado en numerosos estudios y en la propia legislación, tanto a nivel europeo como nacional o autonómico. Ya en el año 1994 se publicaba la Directiva 94/62/CE2, en la que se establecía la necesidad de reducir los residuos de envase y de aumentar la gestión de los mismos, estableciendo una serie de objetivos de valorización para los mismos.
Estos objetivos fueron revisados y aumentados posteriormente, quedando reflejados en la Directiva 2004/12/CE3.

Objetivos diciembre de 2008
Los objetivos para 31 de diciembre de 2008 fueron los siguientes:
– Valorizar o incinerar en instalaciones de incineración de residuos con valorización de energía, un mínimo del 60 por 100 en peso de los residuos de envases.
– Reciclar entre un mínimo del 55 por 100 y un máximo del 80 por 100 en peso en los residuos de envases.
– Alcanzar los siguientes objetivos mínimos de reciclado de los materiales contenidos en los residuos de envases: el 60 por 100 en peso de vidrio, el 60 por 100 en peso de papel y cartón, el 50 por 100 en peso de metales, el 22,5 por 100 en peso de plásticos (contando exclusivamente el material que se vuelva a transformar en plástico), el 15 por 100 en peso para la madera.
Estos son los objetivos actuales, pero la tendencia es que sigan aumentando las exigencias de valorización y que se alcancen valores cada vez más altos.

Valorización e incremento en España
Hay que recordar que existen diferentes tipos de valorización: biometanización, compostaje, reciclado mecánico, reciclado químico e incineración con recuperación de energía. Estas posibilidades son complementarias y en cada ocasión habría que estudiar cual es la más adecuada.
El reciclado mecánico en España ha logrado un progreso importante en los últimos años, situándose en la línea del conjunto de países europeos. Sin embargo, con respecto al reciclado químico y en general a la valorización energética, España está por debajo de la media europea.
No hay que perder de vista que la valorización es un trabajo a final de línea, es decir que se realiza cundo el envase ha pasado ya a ser residuo, pero es necesario seguir trabajando en el propio diseño del producto para mejorar dicha valorización, trabajando con materiales y diseños reciclables, compostables, con sustancias lo más inocuas posibles que faciliten la valorización posterior, sin olvidar concentrarse en la propia optimización del envase y en el concepto de envase reutilizable.

Más información:
Aimplas
Tel. 961 366 040
www.aimplas.es

Compartir esta entrada