Exportación y crecimiento

Exportación y crecimiento

741

La mayoría de las grandes empresas tienen en la exportación uno de sus pilares básicos, logrando con ella buena parte de su cartera de pedidos, superando incluso porcentajes del 70 u 80 por 100 de su producción. Los grandes países lo son por su pujanza económica, derivada de su propio mercado y en especial de su voluntad de exportación, como han demostrado en tiempos pasados Estados Unidos, y el Reino Unido, y más cerca en el tiempo tanto Japón como en la actualidad Alemania y China.

Pero dejemos la Primera División, que integran grandes compañías, la mayoría de ellas multinacionales, y los grandes países que dominan la escena mundial, y centrémonos en las potencias medianas como España y las empresas medianas como muchas de las nuestras, con las que jugaremos nuestro partido principal. De las pequeñas empresas mejor no hablar, reducidas por su tamaño al mercado local y a una subsistencia más o menos precaria o boyante según el sector donde trabajan y la coyuntura económica, ahora desfavorable para todas.

Empresas medianas puede ser sinónimo de fortaleza, con el suficiente músculo financiero para exportar una buena parte de su producción y la necesaria flexibilidad para adaptarse a la coyuntura actual. Exportando a nuestros mercados tradicionales: países del Norte de África, Latinoamérica y también a los duros mercados europeos, en los que la competencia exige realizar malabarismos de imaginación con rendimiento, a veces, espectacular. Encontrar nuevos caminos a la exportación es una vía que muchas ya están emprendiendo, el futuro depende un poco de su éxito.

Eloy Maestre Avilés