Luz verde al reciclaje – El biogás tiene futuro

Luz verde al reciclaje – El biogás tiene futuro

1004

HSM. IMG_3613_print. 09-05-2016

El volquete del vehículo contenedor sube. En cuestión de minutos vacía la carga de residuos alimenticios y se inicia el proceso de reciclaje. No en vano el eslogan del grupo Danpower es “Energía para el mañana”. Danpower cree que el sector del biogás es un factor de crecimiento decisivo en el futuro. Actualmente hay 25 plantas de biogás en funcionamiento, una de ellas en Bad Köstritz/Turingia. Aquí se transforman en energía los alimentos sobrantes, embalados y sin embalar o aquellos que han excedido la fecha de caducidad. Los vehículos con cubos de basura y contenedores llenos de estos alimentos salen y entran a diario. Los vehículos de transporte entregan en palets las botellas de PET y los Tetra Pak con zumo, leche o sustancias similares.

El vaciado y la compresión de los embalajes es una medida necesaria para el tratamiento

La nave de desenvasado dispone de una gran instalación que tritura, clasifica y limpia los residuos de alimentos gracias a una cinta transportadora que los conduce de una estación a otra. Junto a esta instalación, en el ala izquierda de la nave, hay una máquina compacta que ocupa poco espacio. Se trata de la FluidEx 600 de HSM. Justo al lado, unos palets limpios colocados en fila con botellas de PET o Tetra Pak llenos esperan su turno para ser introducidos en la gran tolva de llenado de la PET FluidEx 600 de HSM.

HSM. Danpower_FluidEx_Foto1_print. 09-05-2016

Ahora puede iniciarse un proceso de vaciado y compresión efectivo. Dos ejes introducen las botellas y los Tetra Pak. Y otros dos ejes de acero especial endurecido perforan los embalajes en un abrir y cerrar de ojos para que el líquido pueda salir. A partir de aquí el proceso de reciclaje se divide: por un lado, el material de embalaje perforado se conduce a un tornillo sin fin y se comprime. De este modo los embalajes se vacían en un 98 %, y una vez comprimidos se conducen al proceso de reciclaje. Por el otro lado, mediante un sistema de filtración integrado se limpia el líquido alimenticio extraído de pequeños trozos de plástico y etiquetas, y se conduce a un recipiente de recogida situado en el exterior de la máquina. Los recipientes metálicos están subdivididos por paredes que filtran las partículas no deseadas, de modo que solo se envía a la siguiente estación el líquido sin partículas, que más adelante se convertirá en biogás. Posteriormente, los residuos filtrados se transforman en abono químico.

El camino hacia el biogás

Y así es como empieza el proceso de producción. Los líquidos alimenticios extraídos y limpiados en la “nave de desenvasado” se dirigen ahora a la verdadera producción de biogás. La biomasa separada se calienta a 70 ºC mediante un intercambiador de calor en espiral para liberarla de potenciales agentes patógenos A continuación, la materia orgánica se descompone en el fermentador principal a una temperatura de 42 ºC. Y, después, el biogás producido se fermenta en el acumulador de gas. Otro de los pasos importantes en este momento es la desulfuración y la deshumidifi cación. Por último, el biogás pasa por un último proceso de limpieza, el fi ltro de carbón activo. Ahora ya pueden utilizarse la energía y el calor generados.

La energía eléctrica producida se envía por completo a la red pública de suministro eléctrico, y la energía térmica se suministra a la planta química de Bad Köstritz. Los residuos líquidos y sólidos de la fermentación pueden utilizarse como abono en la agricultura.

Aprovechamiento de la materia prima

La planta de biogás de Bad Köstritz transforma hasta 30.000 toneladas de restos alimenticios embalados y sin embalar cada año, 5.000 de las cuales las vacía la FluidEx 600 de HSM. La máquina está en uso ocho horas al día, cinco días a la semana.

Además, la FluidEx 600 de HSM se ha hecho a medida del cliente. Los matices técnicos pudieron refinarse hasta el último detalle durante el funcionamiento, por lo que esta potente y compacta máquina ha ocupado un lugar del que ya no pueden prescindir.

HSM. IMG_3512_print. 09-05-2016

Jürgen Schleinitz, director de la planta de biogás: “Durante el funcionamiento y a partir de nuestra experiencia, la FluidEx 600 de HSM se ha modifi cado para tener exactamente las prestaciones que necesitamos”. Por este motivo desempeña una función muy importante en el proceso de producción de la biomasa, que se transforma en energía en nuestra planta”.

La calidad del servicio, el contacto personal y la buena experiencia fueron decisivos para HSM

Jürgen Schleinitz, que cuenta con 20 años de experiencia tras de sí en el sector del reciclaje, ya había tenido una experiencia positiva con las máquinas de HSM antes de trabajar en BGA Biogas 2 GmbH. “Ya conocía los productos de HSM y estaba convencido de su calidad y servicio. Tras la adquisición, hemos adaptado la FluidEx 600 a nuestras necesidades concretas”.

Su ayuda fue de gran importancia a la hora de ajustar la máquina a las exigencias de BGA Biogas, ya que durante el uso diario surgen nuevos desafíos. En este caso pudimos combinar nuestra experiencia y exigencias concretas con el departamento técnico de HSM”, añade Jürgen Schleinitz.

HSM. IMG_3533_print. 09-05-2016

Los cortos canales de comunicación y la alta calidad del servicio son otras razones importantes por las que BGA Biogas 2 GmbH optó por HSM y la FluidEx 600.

“Estamos plenamente satisfechos con HSM. Desde la planifi cación del proyecto hasta la asistencia durante la venta y desde la instalación del equipo hasta el servicio. Hemos desarrollado una relación muy valiosa para nosotros”. Por tanto, no hay duda de que BGA Biogas 2 GmbH está encantada de recomendar a HSM.

www.hsm.eu