No al SDDR

No al SDDR

726

No hay un solo motivo que aconseje adoptar un nuevo sistema como el propuesto por los defensores del SDDR, Sistema de Devolución y Retorno de envases usados, cuando ya existe en España un sistema de recuperación y reciclado de envases usados que funciona a la perfección con los Sistemas Integrados de Gestión de Ecoembes y Ecovidrio. ¿Qué milonga les han contado a nuestros flamantes legisladores sobre las bondades de dicho sistema cuando ni la economía ni la ecología lo aconsejan? Con nuestro país inmerso en una terrible crisis económica, que se traduce en más de cinco millones de parados, hablar de un sistema que provocaría cientos de parados más entre el pequeño comercio y a un coste suplementario de unos cientos de milloncejos de euros más al año, parece peor que un chiste malo: es directamente una frivolidad insoportable.

Otal vez este sistema propuesto esconde algo en la chistera que no nos han revelado sus defensores. Tal vez los beneficios obtenidos de reciclar las botellas de plástico y vidrio, y latas de bebidas piensan dedicarlos a los restantes desechos de los que nadie quiere saber nada. Tal vez tratan de paliar nuestra tenebrosa cifra de parados logrando que muchos de ellos hurguen en todas las papeleras buscando hasta el último de los ansiados envases que les reporten un beneficio mínimo para seguir tirando el día de hoy. O tal vez han engañado totalmente a nuestros legisladores presentando unas cifras que no se corresponden con la realidad. En resumen: este desatino no debe seguir adelante. Duplicar los sistemas de recogida y reciclado de residuos de envases es antieconómico y antiecológico. El sector del envase y embalaje español, con la alimentación como primer cliente, prospera pese a la crisis. Confiemos en que cuatro legisladores iluminados no lo tumben para siempre. Desde aquí gritamos nuestro NO rotundo al SDDR.

Eloy Maestre Avilés