Primera pinza industrial certificada para el funcionamiento colaborativo

Primera pinza industrial certificada para el funcionamiento colaborativo

221
Compartir

Colaboración humanos-robots

La pinza colaborativa EGP-C de SCHUNK certificada para las aplicaciones HRC facilita los escenarios colaborativos en un pequeño montaje de componentes

SCHUNK aprovecha su amplia experiencia cuando se trata de pinzas para el funcionamiento colaborativo: con la pinza EGP-C colaborativa de SCHUNK, el líder competente en sistemas de agarre y tecnología de sujeción, presenta por primera vez una pinza industrial intrínsecamente segura que está certificada y aprobada para el funcionamiento colaborativo por parte del Seguro Social Alemán de Accidentes de Trabajo (DGUV).

El certificado simplifica la observación de seguridad para las aplicaciones colaborativas y reduce el requisito de tiempo. La pinza paralela de 2 dedos compacta acompañada de una cubierta de protección frente a colisiones abarca una amplia gama de aplicaciones, desde el montaje de pequeños componentes en la industria de bienes de consumo y electrónicos hasta las aplicaciones de ensamblaje en el sector de automoción. En SCHUNK, la pinza EGP-C colaborativa ya es prototípica de una estación de trabajo HRC en el montaje de la pinza. Aquí, el trabajador asume el montaje y el control de calidad, mientras que el robot se ocupa de retirar los residuos adhesivos en una placa de extracción afilada con la pinza. Esto mejora la ergonomía y minimiza el riesgo de lesiones del empleado. La pinza EGP colaborativa satisface los requisitos de la norma ISO/TS 15066 y está diseñada de modo que no pueda lesionar a nadie. Un límite de corriente de seguridad garantiza que se cumplan de forma fiable los requisitos para las aplicaciones colaborativas. La pinza puede controlarse de forma extremadamente simple y mediante una interfaz de E/S digital. Gracias a una tensión de funcionamiento de 24 V de CC, también es idónea para las aplicaciones móviles.

Observación de seguridad simplificada para una aplicación en general

La pinza EGP-C colaborativa se suministra con una unidad completamente premontada con la interfaz correcta para los cobots de KUKA, Fanuc o Universal Robots. Las interfaces para robots de otros fabricantes son posibles previa solicitud. Además, los módulos de programación están ideados para todos los cobots convencionales, lo que reducirá aún más el esfuerzo de la puesta en marcha. Toda la regulación y dispositivos electrónicos vienen integrados en el interior de la pinza, lo que significa que no ocupan espacio en el armario eléctrico.

Los servomotores sin escobillas y además sin mantenimiento, así como unas guías de rodillo de unión garantizan un elevado nivel de eficiencia, y lo transforman en un experto de alto rendimiento y dinámico para la manipulación exigente de piezas de tamaño pequeño y mediano. Dentro de la fiable longitud del dedo, los dedos de la pinza reciben aproximadamente constante una fuerza de agarre y velocidad en todo el recorrido. Para hacer la colaboración con el operario tan fluida como la intuición permita, la pinza está equipada con luces LED en colores de semáforo, mediante las cuales el usuario puede señalizar la respectiva condición del módulo.

La pinza certificada para pequeños componentes está disponible desde el primer trimestre de 2018 en el tamaño 40 con un recorrido del dedo de 6 mm y un peso máximo de la pieza de traba-jo de 0,7 Kg. La fuerza de la pinza puede ajustarse mediante un interruptor de código rotatorio en varios incrementos. En el primer semestre de 2018 se espera la incorporación de tamaños adicionales.

www.es.schunk.com