Proyecto ayuda a impedir el desperdicio alimentario en el hogar

Proyecto ayuda a impedir el desperdicio alimentario en el hogar

298

Un estudio realizado por el Instituto Danés de Tecnología ha demostrado que el 14% del desperdicio de alimentos de los hogares daneses proviene de las sobras de comida. Aunque éstas pueden recalentarse, esto se hace con frecuencia en un microondas, y el estudio identificó que muchos encuentran que el calentamiento desigual de este proceso hace la comida menos sabrosa, por lo que al final termina yendo a parar al cubo de la basura.

En un intento por alterar este comportamiento, RPC Superfos ha contribuido al desarrollo de un nuevo envase plástico de almacenamiento multifuncional que asegura una distribución más uniforme del calor del microondas. Este proyecto de desarrollo ha sido gestionado junto con Imerco, una cadena danesa de minoristas de productos de decoración para el hogar, y el Instituto Danés de Tecnología. El nuevo envase plástico de almacenamiento hace las sobras recalentadas más sabrosas y ayuda así a reducir el desperdicio alimenticio en el hogar.

Tal iniciativa proporciona otro ejemplo de la habilidad del embalaje plástico de impedir los desperdicios de comida –ello mismo reconocido como un problema medioambiental importante– y ofrece una gran contribución al desarrollo de una economía circular.

El envase plástico protege los productos que han llevado mucho tiempo y recursos para ser producidos. El plástico es ligero, duradero y flexible, propiedades que son extremadamente valiosas cuando se trata de transportar productos alimenticios al mismo tiempo que los mantiene frescos e intactos. Además, se ha encontrado que los productos vendidos a granel han contribuido a un mayor desecho en el establecimiento comercial, en algunos casos llevando a incrementos del 20%. Sin un envase plástico conveniente, se producirían daños y pérdidas a las mercancías a lo largo de la cadena logística y de retail, causando un impacto medioambiental negativo.

“El desperdicio de alimentos en la cadena de suministro se incrementaría dramáticamente si renunciáramos al envase plástico, ya que aún no hemos visto unas alternativas mejores, y más sostenibles”, señala Janni Langkjær Pedersen, Directora de Comunicaciones de Sostenibilidad de RPC Superfos.

“Aunque hay que evitar el embalaje excesivo, no podemos ignorar el hecho de que el envase plástico tiene unas características extraordinarias para conservar los alimentos más frescos durante más tiempo y protegerlos de posibles daños”.

Más información sobre la contribución del plástico a la reducción del desperdicio de alimentos y algunos de sus otros beneficios medioambientales podrán encontrarse en una serie de hojas informativas disponibles en la página web del Grupo RPC.

www.rpc-group.com