Videojet, evitar los errores de codificación de envases y minimizar el impacto...

Videojet, evitar los errores de codificación de envases y minimizar el impacto en su negocio

311

Por Matt Perkins, director de marketing vertical de Videojet Technologies

Para los fabricantes de bienes de consumo rápido (FMCG, por sus siglas en inglés), la codificación y el marcado correctos de sus productos revisten una importancia capital. Se trata de procesos que no solo ayudan a mejorar la eficiencia y visibilidad de la cadena de suministros, sino que también aportan a los clientes información esencial acerca de los productos adquiridos.  En el mundo actual, introducir los códigos correctos no solo es importante, sino fundamental. En este artículo, se analizan los aspectos fundamentales que los fabricantes deben contemplar para evitar errores de envasado que podrían mermar sus beneficios.

 

Evitar los errores es mejor que calcular los daños
En una encuesta que Videojet ha efectuado recientemente, se revela que entre el 50 y el 70 % de los errores de codificación se deben a fallos que comete el operario (en su mayoría, por introducir datos incorrectos o seleccionar una tarea inadecuada). Muchas empresas reaccionan incorporando más comprobaciones durante las operaciones de envasado. No obs-tante, esto no aborda la raíz del problema:
el motivo por el que se introducen códigos
incorrectos al comienzo del proceso. Al fabricante le interesa comprender el alcance y el coste de los errores de codificación y adoptar medidas para eliminarlos. Su erradicación no solo aumentaría la eficiencia de la planta, sino que también ayudaría a cumplir los requisitos de codificación.

Evitar errores por diseño: Procesos de codificación con comprobación de errores
Los fabricantes necesitan soluciones proactivas para resolver todos estos problemas (desde los costes no contabilizados hasta las exigencias de los socios, pasando por las medidas ineficaces); expresado en otros términos: deben anticiparse a los fallos de codificación para eliminar, así, los costes innecesarios. Hay dos formas de afrontar los problemas de codificación desde su origen, es decir, desde la línea de producción. La primera consiste en reducir de un modo proactivo la probabilidad de los errores; la segunda, en intentar detectar estos últimos cuando se producen con el fin de minimizar los desechos, corregirlos y reanudar la producción lo antes posible.
Conviene recordar que no se trata de enfoques excluyentes, sino complementarios. Aun si dispone de unos procedimientos eficaces para la prevención de errores de codificación, también debe contar con la capacidad de responder rápidamente en el caso de que algo salga mal (para, así, limitar el perjuicio). Evidentemente, en comparación con el gasto destinado a las acciones correctoras, la inversión en recursos de prevención resultará mucho más rentable.
En las últimas décadas, los fabricantes han ido cambiando la garantía de calidad basada en el muestreo estadístico de productos listos para su comercialización por una filosofía de prevención más proactiva. A menudo llamado “poka-yoke”, este enfoque se centra en el diseño de procesos inicial. Los procesos de fabricación eficientes se consiguen con funciones a prueba de fallos que permiten a los operarios detectar
y corregir los errores de inmediato o, aún mejor, evitar que ocurran sin importar las acciones del trabajador.

La Garantía de Codificación como enfoque relativo a la calidad de los códigos
La Garantía de Codificación constituye un enfoque integral de prevención o eliminación de errores en el proceso de codificación y marcado. Las interfaces hombre-máquina (HMI), incluidos los componentes de software y hardware, pueden y deben diseñarse para simplificar la introducción de datos y evitar los errores de los operarios, tanto durante la especificación de códigos como en la selección de tareas. Al rediseñar la secuencia que vertebra los procesos de codificación, es posible minimizar la interacción por parte de los operarios y, con ello, reducir el riesgo de errores hasta tal punto que la aplicación del código correcto en el producto adecuado se convierta en la regla.
La metodología de Garantía de Codificación se basa en cuatro principios fundamentales e ineludibles para evitar los errores de envasado. El primero es la conveniencia de simplificar la selección de mensajes para que el operario elija el mensaje correcto para la tarea pertinente. El segundo consiste en limitar la introducción de datos por parte del operario exclusivamente a los puntos de contacto que así
lo exijan. El tercero equivale a automatizar
los mensajes todo lo posible con reglas predefinidas que permitan evitar la introducción de datos incorrectos. El cuarto y último es el uso, por parte de los fabricantes, de fuentes de datos autorizadas (como sistemas de ejecución de fabricación [MES], soluciones de supervisión, control y adquisición de datos [SCADA] o de planificación de recursos empresariales [ERP], entre otros sistemas empresariales de TI) con el fin de que la información pertinente se envíe automáticamente a la impresora correcta para cada nueva tarea.

www.videojet.es