Los constructores de sistemas pueden mantener la cabeza fría

Los sensores inductivos INTT para rangos de temperatura extremos detectan objetos metálicos sin contacto a temperaturas ambiente de hasta 250 °C. La nueva serie INTT tiene dos nuevas características que la hacen aún más flexible y robusta. Para aplicaciones dinámicas en áreas calientes, los constructores de sistemas ahora pueden elegir entre cables flexibles y conectores simples push/pull. Por lo tanto, los cabezales de sensor son fáciles de reemplazar. El módulo de análisis también se encuentra directamente en el conector del sensor M12. Esta característica innovadora ofrece un gran valor añadido para los usuarios que diseñan u operan hornos de secado para pintura o revestimientos de superficies, por ejemplo.

Los sensores inductivos INTT para rangos de temperatura extrema tienen una larga vida útil de hasta cinco años. Si es necesario reemplazar los sensores debido a daños mecánicos, la nueva serie se puede reemplazar con un solo movimiento, incluso a altas temperaturas. Los cabezales de sensor intercambiables se conectan al sistema a través de un cable enchufable: “Incluso con guantes resistentes al fuego, el cable flexible se puede desconectar muy fácilmente del sensor gracias a la conexión de enchufe push/pull”, explica el director de producto de wenglor, el Dr. Sascha Reinhardt. “La ventaja para los usuarios es obvia: los sistemas calientes, como los hornos de secado, no necesitan apagarse para reemplazar el sensor; el reemplazo ahora puede realizarse durante el funcionamiento con el equipo de protección adecuado”.

Cables flexibles para aplicaciones dinámicas

Otra ventaja es la ampliación de la gama de cables, que ahora también incluye una opción para aplicaciones dinámicas. A pesar de las altas temperaturas de hasta 250°C, los nuevos cables son flexibles y, por lo tanto, ideales para aplicaciones dinámicas en plataformas elevadoras o sistemas de ascensores con vigas deslizantes. “Los nuevos cables también tienen una vida útil diez veces mayor que sus predecesores en aplicaciones dinámicas. Esto los hace extremadamente confiables y duraderos”, continúa el Dr. Reinhardt. El módulo de análisis de los sensores no está integrado en una carcasa externa, sino directamente en el enchufe con su diseño pequeño y compacto. Esto ahorra trabajo de instalación adicional y, por lo tanto, costes. “Esto hace que la nueva serie INTT no solo sea más flexible en términos de sus posibles aplicaciones, sino que también sea más fácil de mantener y manejar”, dice el Dr. Reinhardt. “Al mismo tiempo, ofrece todos los valores de rendimiento de la serie INTT establecida”.

Estos incluyen la larga vida útil de más de cinco años, el amplio rango de temperatura entre –10°C y +250°C y las grandes distancias de conmutación entre 15 mm y 40 mm. La serie INTT sin PWIS se puede parametrizar a través de una interfaz IO-Link. Gracias a la tecnología weproTec integrada, se pueden instalar varios sensores directamente uno al lado del otro en los espacios más reducidos sin interferir entre sí.

Los sensores se utilizan en particular en los hornos de secado de la industria del automóvil para el posicionamiento preciso de las vigas de los patines. Los sensores inductivos también son adecuados para la extrusión de perfiles de aluminio, para la detección de transportadores de mercancías en la industria siderúrgica o para la detección de bandejas de horno en grandes panaderías.

Lo más destacado de un vistazo

  • Rango de temperatura –10 °C a +250 °C
  • Vida útil de más de 5 años
  • Distancias de conmutación de 15 mm a 40 mm
  • Conector de sensor M12 con módulo de análisis integrado
  • Cable flexible para aplicaciones dinámicas
  • IO-Link 1.1
  • Cabezal de sensor intercambiable
  • Libre de PWIS

Compartir esta entrada