Sistemas de inspección por rayos X

Sistemas de inspección por rayos X

Con el título de Sistemas de inspección por rayos X examinados de cerca, nos remite Mettler-Toledo Safeline X-ray un artículo que firma su director de ventas, Lluis Pol, que publicamos a continuación.

La detección y el rechazo inmediatos de contaminantes para garantizar la calidad y la seguridad de los productos es el factor que las empresas de las industrias de procesamiento y envasado de productos alimentarios y farmacéuticos consideran una de sus máximas prioridades. El aumento de la productividad, la reducción de los plazos de entrega, las entregas puntuales y el cumplimiento de la legislación y la normativa, son también preocupaciones recurrentes.

Una solución fiable
La tecnología de inspección por rayos X se ha consolidado como una solución fiable e integral, diseñada para que las empresas cumplan estas condiciones. Los sistemas de inspección por rayos X se utilizan para la inspección de productos bombeados, a granel y de final de línea, en una amplia variedad de tipos de envasado de las industrias alimentaria, farmacéutica y afines.
La popularidad de la tecnología de inspección por rayos X se basa en su versatilidad, flexibilidad y precisión como método de detección de contaminantes y garantía de calidad. Los fabricantes cuentan con el apoyo de un sistema que les ayuda a garantizar la integridad del producto y la reducción de falsos rechazos, y en última instancia, a eliminar retiradas de producto sin sacrificar la productividad. Según los responsables de la toma de decisiones, este nivel de supervisión y control de calidad es fundamental para las operaciones, en especial si se tiene en cuenta la influencia y la repercusión de la reacción del consumidor ante una retirada de producto.

Encuesta de IBM
En una encuesta de IBM sobre adultos compradores de comestibles, hecha en diez de las ciudades más importantes de Estados Unidos y realizada en julio de 2009, se recopilaron las opiniones de estos compradores sobre cuestiones de seguridad alimentaria. Los resultados fueron los siguientes:
– El 83 por 100 de los encuestados pudo decir el nombre de un producto retirado en los dos últimos años por contaminación.
– El 49 por 100 tendría más reticencias a la hora de comprar un producto de alimentación retirado por contaminación.
– El 63 por 100 confirmó que no compraría un producto de alimentación que estuviera implicado en un escándalo de contaminación hasta que se detectara y se solucionara la fuente de contaminación.
La necesidad urgente de seguridad y calidad está disparando la demanda de la tecnología de rayos X. Queremos aprovechar esta oportunidad para analizar la tecnología de rayos X como herramienta de inspección de productos.

Tecnología de rayos X
La tecnología de rayos X proporciona una detección excepcional de material férrico, no férrico y de acero inoxidable, así como de otros cuerpos extraños como vidrio, metal, piedras, huesos, plásticos de alta densidad como el teflón y compuestos de caucho como el Viton. Además, los sistemas de detección por rayos X pueden realizar simultáneamente una amplia gama de controles de calidad en línea, como la medición de la masa, el recuento de componentes, la identificación de productos que faltan o que están dañados, la supervisión de niveles de llenado, la inspección de la integridad del sellado y la detección de envases o productos dañados.

Aumento de la productividad
Al ofrecer una excelente sensibilidad de detección, los sistemas de inspección por rayos X aumentan la productividad, ya que garantizan que los productos están libres de contaminantes, se reducen los falsos rechazos, se minimiza el desperdicio de producto y a la vez se maximiza el tiempo de funcionamiento de producción reduciendo los costes.
Las ventajas de los sistemas de detección por rayos X son que se pueden instalar al final de las líneas de producción y pueden permitir la inspección de varios productos distintos con un solo sistema, lo que proporciona eficiencia y flexibilidad operativa. Esta tecnología es idónea para la inspección de alta velocidad, capaz de manipular hasta 1.500 productos por minuto, o diez toneladas a la hora en el caso de aplicaciones a granel, en función de los productos que se inspeccionen.

Cumplimiento de los estándares
Hoy en día no basta con afirmar que se toma muy en serio el control de calidad y la seguridad del producto, hay que demostrarlo. Disponer de datos fiables y trazables es fundamental para garantizar la seguridad alimentaría. La inspección por rayos X permite a los fabricantes cumplir con los estándares legislativos y normativos nacionales e internacionales como HACCP (Análisis de riesgos y puntos de control críticos), GFSI (Iniciativa mundial de seguridad alimentaria) y GMP (Buenas prácticas de fabricación), así como los estándares definidos por los minoristas.

Garantía de calidad
Podría decirse que el punto a favor más destacable de la tecnología de inspección por rayos X es su valor para los fabricantes farmacéuticos y de alimentos, como método efectivo de garantía de calidad y seguridad sin ralentizar la producción. Los fabricantes que han implementado sistemas de inspección por rayos X confirman el efecto positivo de los sistemas de advertencia para detectar y rechazar con rapidez productos defectuosos, así como la ventaja que supone una limpieza y un mantenimiento fáciles y rápidos, lo que garantiza un tiempo de funcionamiento máximo de la línea de producción.
El uso de los sistemas de inspección por rayos X como herramienta de control de calidad es prácticamente ilimitado. Pueden detectar defectos ocultos del producto que no resultan peligrosos pero sí influyen negativamente en el consumidor como un comprimido roto o la falta de un comprimido en un blíster, una porción de arroz de peso insuficiente en una comida preparada, un sellado defectuoso en una gasa quirúrgica o en un yogur, y un número incorrecto de galletas en una caja. La inspección por rayos X es la herramienta adecuada para superar el mayor reto comercial posible: la producción de alimentos y productos farmacéuticos siempre perfectos.

Mayor seguridad alimentaria
¿Debe preocuparnos que los alimentos se inspeccionen mediante rayos X? La respuesta es rotundamente no. Llevamos consumiendo alimentos inspeccionados mediante rayos X desde 1985 y no se ha registrado ni un solo problema sanitario ni nutricional. Los niveles de radiación de los alimentos inspeccionados por rayos X son tan bajos que resultan insignificantes. Cuando los alimentos pasan por un sistema de inspección por rayos X se mantienen unos 250 milisegundos bajo el haz de rayos X. Una vez que los haces de rayos X han atravesado un objeto o se han absorbido dejan de emitirse. No queda energía alguna, el objeto es tan inerte como antes de inspeccionarse mediante rayos X.
Los alimentos que han pasado por un sistema de inspección por rayos X siguen en el mismo estado y conservan el mismo sabor que antes de su exploración. No hay problemas de seguridad ya que los rayos X se destruyen en el proceso. Tampoco cabe preocuparse por los sabores, las texturas o los valores nutricionales, los alimentos inspeccionados mediante rayos X son indistinguibles en todos los aspectos de los alimentos que no se han inspeccionado.

Cuándo hay que elegir los rayos X
Muchas veces cuesta decidir qué sistema de inspección de productos es el más adecuado para una determinada aplicación. No es raro que los fabricantes dispongan de sistemas tanto de detección de metales como de inspección por rayos X en la misma línea para garantizar al máximo la calidad y seguridad. Por los conocimientos y la experiencia que la empresa tiene en este ámbito, cada tecnología disponible tiene sus propias ventajas según la aplicación.
Para tomar una decisión sobre el sistema que debe adquirirse y donde integrarlo será útil una evaluación de riesgos de los posibles contaminantes y los puntos de la línea de producción donde podrían introducirse en el producto.
Los sistemas de inspección por rayos X son perfectos para la detección de contaminantes densos, como vidrio, metal, piedras, plásticos de alta densidad y caucho. Según la ubicación del sistema de inspección por rayos X en la línea de producción se puede utilizar un sistema para tubería en productos bombeados, un sistema para graneles de productos sueltos, y un sistema de inspección por rayos X del envasado final para la inspección del producto final.
En comparación con los sistemas de detección de metales, los sistemas de inspección por rayos X han supuesto, tradicionalmente, un porcentaje inferior del total del mercado de inspección de productos. Sin embargo, desde su consolidación en la década de 1990, han aumentado el número de cuerpos extraños como partículas no metálicas que los sistemas de detección de metales no pueden detectar.
El sistema de inspección por rayos X también puede realizar otros tipos de inspecciones como el recuento de componentes, la identificación de piezas deformadas, la verificación de masas y masas por zonas, el control de nivel de llenado y la inspección de sellado, así como la detección de encartes como artículos promocionales, lo que garantiza no sólo la seguridad del producto sino también su integridad, en especial para productos al final de la línea.
Ciertos factores como la variación de temperatura, la humedad y los distintos tipos de envasado no afectan a la sensibilidad de la inspección por rayos X. En la práctica, esto significa que los fabricantes pueden colocar un producto de casi cualquier tamaño o forma en la línea de producción con la certeza de que se inspeccionará totalmente con la tecnología de rayos X .

Conclusión
La inspección por rayos X ofrece a los fabricantes farmacéuticos y de alimentos la tecnología fiable y sólida que necesitan para garantizar la seguridad y la integridad de los productos. Proporciona a los fabricantes preocupados por los costes la tecnología necesaria para respaldar la reputación de la marca, mientras luchan por crecer a escala nacional e internacional.

Más información:
Mettler-Toledo Safeline X-ray
Tel. 913 754 115
www.mt.com

Compartir esta entrada