Trazabilidad de envases de bebidas

Trazabilidad de envases de bebidas

Zetes logra la gestión de la trazabilidad de envases de bebidas mediante sus equipos de identificación por visión Image ID. Estos equipos se utilizan en la industria cervecera y en otras muchas, logrando una identificación total de las etiquetas sobre los soportes más complicados: metálicos y en superficies circulares.

La gestión del envase retornable es un engorro en sí misma, y si además este envase tiene un alto coste el problema adquiere dimensiones económicas significativas.
La solución de identificación por visión del envase en la cadena de suministro facilita mucho la gestión del envase retornable y garantiza la trazabilidad del producto, tanto en su expedición como en el posterior abono del envase en su devolución. Todo ello unido consigue un retorno muy rápido de la inversión, lo que permite reducir el almacén de envases a gestionar e incluso olvidarse de la pérdida desconocida.

Ventajas de la identificación por visión
Con la identificación por visión se consigue la identificación simultánea de múltiples envases, el amplio campo de visión permite ver el palé entero. Con ella se logra una fiabilidad del 100 por 100 en la detección e identificación, sin verse afectado el sistema por la presencia de metales ni de líquidos.
También se detectan los envases sin etiqueta y la imagen capturada se almacena como prueba visual de la expedición. Otra ventaja es la integración con el SGA y/o ERP del cliente.

Tecnología Image ID
La tecnología Image ID propia de Zetes es la solución única en el mercado para el seguimiento y localización de grandes volúmenes de productos. Basada en tecnología de visión, es capaz de identificar cientos de códigos de barras en pocos segundos con una precisión del 100 por 100.
Detecta simultáneamente si falta una etiqueta y si es incorrecta, y almacena imágenes digitales para garantizar la calidad. Resulta especialmente eficaz en el entorno de los alimentos perecederos, como el procesado y la distribución de carnes, aves, pescado y pan, así como en la electrónica, en la automoción y en los activos retornables como palés y cajas. En muchos de estos campos los lectores y la RFID no ofrecen resultados satisfactorios.
Esta solución se ha instalado ya con éxito en empresas clave de toda Europa como Carnes Selectas 2000 del Grupo Campofrío en España; Emsland Frischgeflügel en Alemania; en Seachill y Kautex Unipart en el Reino Unido; y en Mix Buffet y Groupe Jacquet en Francia, entre otros.

En la industria cervecera
Esta tecnología se aplica en la industria cervecera y en otras muchas.
La industria cervecera gestiona envases metálicos retornables que tienen un coste muy significativo, requieren mantenimiento y hasta la fecha no cuentan con trazabilidad individual.
La trazabilidad individual de los bidones de cerveza permite conocer el histórico real de cada envase, los años que lleva en circulación y las veces que se ha lavado, rellenado y reparado, además de a quien se entregó, en qué pedido, cuando fue devuelto y abonado, etc.
Con estos datos, la empresa puede gestionar mejor su almacén de bidones, identificar la pérdida desconocida en la cadena de suministro e incluso abonar una devolución del envase a quien realmente le corresponda.
La dificultad de desarrollar esta trazabilidad residía en la forma de identificar individualmente cada bidón: metálico y circular, que se encuentra en un entorno hostil, almacenado a la intemperie, y que puede recibir golpes y rozaduras, y agrupado en palés. Todo ello impedía que una simple etiqueta o un tag de RFID fueran soluciones técnica y económicamente viables.

Cómo funciona
La identificación por visión requiere una etiqueta circular alrededor del envase que sea visible desde cualquier ángulo. A partir de eso se puede identificar de forma individual los bidones durante el proceso de lavado y rellenado y también pueden reconocerse en los procesos agrupados, como por ejemplo en las expediciones, en la recepción de devoluciones, etc. pudiendo identificar individualmente cada envase dentro del palé.
La solución se aplica a todo tipo de envase, no sólo a bidones de cerveza. La etiqueta circular deber ser de un material plástico que asegure la resistencia al lavado y al roce. Se pueden usar códigos de barras uni y bidimensionales. Si se desarrolla la solución con un código de barras bidimensional, que aporta redundancia en la información, se asegura una identificación correcta incluso cuando el código está físicamente dañado por rozaduras o manchas. El código de barras está repetido a lo largo de la etiqueta circular, por lo que con la lectura de uno de los códigos es suficiente aunque la etiqueta no sea legible en algunas áreas.
La solución de visión puede identificar de forma simultánea todos los envases dentro de su campo de visión, es decir tiene la capacidad de identificar y decodificar cientos de códigos de barras en la misma captura y de forma simultánea, en movimiento y en tiempo real. Esto no se consigue con escáneres de códigos de barras.
En el caso concreto de la industria cervecera, el identificador usado es un código Data Matrix con la información redundante a lo largo de la etiqueta, lo que supone una mayor resistencia a daños parciales en el código bidimensional.

Más información:
Zetes España
Tel. 937 149 260
www.zetes.es

Compartir esta entrada